23 julio, 2008

21. El Unicornio Azul

Pensar que había un solo unicornio... Y el inútil de Silvio Rodríguez lo perdió...

*

Visiten el blog hermano del Pulpo (probablemente escrito por él bajo seudónimo): maquinasuelta.blogspot.com

25 junio, 2008

25 mayo, 2008

19. ¿CUANTO SABE USTED DE ANTROPOLOGIA? (Tercera y última parte)

(... continuación de la entrada anterior...)

Éste no fue el único trabajo en el que el Dr. Renzer Taddington ha demostrado sus dotes de precursor, por no decir de adivino y futurólogo. En sus viajes por Medio Oriente, Rusia y el Oriente de más lejos (plasmados en su libro: "Asia dónde va Asia"), Taddengui
entrevió los síntomas de un malestar político creciente, leyó los signos ocultos en los mecanismos epistemológicos del quehacer gubernamental, entrevió los grandes cambios culturales que se avecinaban y la posibilidad de un giro copernicano en el orden social de esta región. En su apéndice (Nota del Traductor: —el Dr. Branson se refiere al apéndice del libro, no al del Dr. Taddei), con su vasto aliento profético, el Dr.Taddins señala: "Yo, acá, no vuelvo más".

Por último, pero no por último menos importante que los que dije antes de éste (Nota del Traductor: — "last but not least", en el original. Otra intraducible genialidad de Branson), quiero aprovechar esta ocasión para celebrar la reciente aparición del tomo 27 de la biografía de Karl Phillip Emmanuel Pérez, el gran bardo y poeta del tardío Renacimiento (Nota del Traductor—Fe de ratas: donde dice "tardío reanacimiento", debería decir "retardado de nacimiento"). Es la primera edición de la serie Biografía Negativa Experimental, dirigida por el mismo Dr.Taddarvski. La tesis detrás de este proyecto ha sido el fruto de años de experimentación fotográfica aplicada a las ciencias sociológicas y antropofágicas.

Todos sabemos que la silueta de un objeto es más claramente definida cuando se ilumina desde, dejando los detalles en sombras. La noción innovadora del Dr. Tadders y su equipo es que, para dar el perfil exacto de una persona, es necesario contar todo lo que no tiene que ver con ella. Por ejemplo, en la biografía de Karl Phillip Emmanuel Pérez se omite toda referencia a él, a su obra o a su familia. Asimismo tampoco aparece la palabra "manzana", justamente porque se sabe que él comió algunas; ni se mencionan a Homero, Dante o Catulo, influencias evidentes en la obra de K.P.E. Pérez — ni a Goethe, porque fue influenciado por ella. Sí encontramos, sin embargo, una detallada descripción de las invasiones napoleónicas, de la evolución del dialecto "Tung'sai" en la frontera de China y Mongolia, y de las reglas de puntuación y ortografía, cosas de las que él no tenía idea.

No quisiera extenderme en alabanzas, datos biográficos y otras menopausias. Pero para concluir, querría resaltar —ya que el Dr.Taddej es muy humilde y prefiere ocultar estas cosas— que este premio es el último eslabón hasta el momento, de una carrera de títulos notables.

Renzer Taddustrei fue recipiente del título de Oloris Causa de la Universidad de Vérgamo (Europa); Chavo Pinche Compadre de la Universidad de Aguas Calientes, México; y del Indiana Jones Capo Total del Club Social y Familiar de Mataderos (Arg.). Asimismo se le ha ofrecido ser profesor emérito en Cambridge, Oxford, La Sorbonne, y también jefe de la barra brava de Nueva Chicago.

Nos hubiera gustado haber tenido acceso a su conferencia de hoy, pero fue a puertas cerradas. No lo dejaron pasar.
(... continuación de la entrada anterior)

Quiero hacer notar los riesgos y peligros que van junto con la profesión que Taddey ha elegido con valentía y presteza, dando muestra cabal de que el hombre se mide por sus actos y no sólo por sus títulos. Durante su estancia en Nueva York, Taddy sobrevivió al ataque de un pato en Central Park, a las acusaciones de lascivia de una vieja en Macy's y a una hamburguesa (o dos) del New Royale Dinner Restaurant (Bay Ridge, Brooklyn).

Con respecto a su último libro, creo que Renato Taddalis ha hecho las cosas bastante bien, sobre todo si tenemos en cuenta que empezó con un montón de hojas en blanco. Aguardamos con ansiedad su autobiografía: La Vida es una Represa.

Y con esto, que Dios los proteja, y a mí, no me olvide.

24 marzo, 2008

18. ¿CUANTO SABE USTED DE ANTROPOLOGIA? (continuación)

(Esta es la segunda parte de un artículo sobre el Dr. Enzo Taddeus, Antropólogo. Encontrarán la primera en la entrada anterior)

Su tercer trabajo es un estudio breve sobre los Vikingos en la Antártida. A veces la brevedad es transportadora de una consistencia y un poder de convencimiento tales, que previenen a priori toda posibilidad de ahondar más en el tema, como un axioma. Para este trabajo Taddrake contó con el apoyo del gobierno nacional, así como del Instituto para Investigaciones Nórdicas, The Massachussets Institute of Technology y The Rockeffeller Foundation. Tres barcos fueron puestos a su disposición, junto con un personal de 197 personas y un perro. La parte central del documento (sacadas la tapa y la contratapa) resume su conclusión tras arduos meses de investigación: 

Acerca de los Vikingos en la Antártida: 
No hay.

Luego de este verdadero triunfo, las fundaciones se peleaban para tener el privilegio de esponsorearlo. Su estudio sobre la literatura Swalahi del áfrica occidental es, quizá, el trabajo suyo que más ha repercutido en el ámbito académico. Según señala Taddeolis "el gran problema de la literatura Swalahi es que está escrita integramente en Swalahi, y que no se entiende nada", y agrega en una nota al pie: "—nada de nada". En el capítulo dedicado al método de escritura Swalahi el Dr. Taddedes hace uso irrestricto de su erudición mitógica: 

"Usan una cosa que luce como un palito y que, dicen ellos, se las proveen los pájaros (probablemente el vestigio de un ritual antiguo — o están locos). Después hunden la punta en una pequeña vasija llena de un líquido negro, la sacan y la transportan hasta el papel. Acto seguido de la punta del palito, como si se tratara de un truco de magia, un líquido muy similar al que acabo de describir fluye siguiendo los movimientos de la mano, y luego las letras y las palabras pueden distinguirse con perfecta claridad (en el papel, no en el palito). Estos pobres salvages no han visto una computadora en toda su vida. Es también altamente probable que no sepan lo que es una impresora. No contestaron con certeza esa pregunta. Tarde o temprano me enteraré.”

Taddekievich declara: "Habría que enseñarles a escribir en inglés o, si no, en portugués", pero no se detiene en el tema.


***

Quiero aclarar que, al analizar la obra de este mesías de la ciencia, mi meta no es menoscabar los méritos de otros, sino resaltar la importancia y la apremiante urgencia de los suyos. La sinceridad alumbra el camino de los asombrados (Nota del Traductor: Bellísimo juego de palabras del Dr. Branson, intraficable de una lengua a otra).

El trabajo de Relzo Taddinis fue pionero en su campo. Si bien él abandonó el tema africano para dedicarse a otras labores, otros tomaron la antorcha de su vademecum teórico. Con éste propósito, en los últimos trimestres un equipo de etnólogos y lingüinis a cargo del Dr. Wáshington Gómez ha puesto en marcha el programa "USA for Africa, part 3 (The Return of the King)".

Wáshington Gómez (quizá más famoso por su traducción de "Dónde cuelga mi campana. Estudios sobre lo largo y lo oscuro", de Peter Gervasio Vhonderstügen), en una entrevista reciente, señala la trascendencia del libro de Taddereis y sumariza la situación actual de los estudios, de la siguiente manera: "El problema no es enseñarles inglés a los Swalahis. Es hacerles olvidar el swalahi. Con este fin se han implementado los últimos métodos experimentales disponibles. El procedimiento es el siguiente: Digamos que la palabra "nga", en swalahi, significa "vaso". Nuestro equipo de psicólogos pone un vaso encima de una mesa X. Se sienta al sujeto de la investigación en una silla en medio de la habitación. Se le jura que nada va a pasarle (lo cual, según nuestros psicólogos, inmediatamente le hace creer al sujeto que algo va a pasarle —esto sensibiliza su atención). Entonces, señalando el vaso, y en perfecto inglés, se le pregunta: "¿Qué es esto?". En el momento en que el sujeto está dando la respuesta con la seguridad del hábito (en este caso, "nga") un especialista de nuestro equipo pasa por delante y, como distraído, se lleva el vaso, dejando sólo la mesa vacía. El que hace las preguntas, señalando la mesa (o la pared o un florero —pero esto es ya un tema más complejo), repite: "nga".

El sujeto entonces pasa por las siguientes etapas:
1) Negación: intenta explicarnos que "nga" no significa "mesa" sino "vaso" y que se refiere al objeto así llamado que se llevó el otro tipo (aquí se introduce también el tema del "otro", la "otredad", un tema muy profundo). La tarea del científico es siempre negar. Señalar la mesa, decir "nga", negar, aguardar.
2) Cólera: intentamos convencer al sujeto de que está enfermo de cólera y que sufre alucinaciones —que vió un vaso donde nunca lo hubo—, lo cual lo irrita sobremanera.
3) Sumisión: el sujeto comprende que su única salida es preguntarnos qué queremos que diga (pero se entiende que no es una imposición de nuestra parte, sino el resultado de un proceso personal). Llegado este punto, restituimos el vaso a su posición original y decimos la palabra correspondiente —en este caso: "glass" (o “vaso” en inglés).

De esta manera nos aseguramos que el sujeto no quiera ni recordar la palabra "nga", que queda así borrada para siempre de la faz del lenguaje. Luego se pasa al siguiente objeto y se repite la operación. 

Esta etapa "sanitaria" está recién dando sus primeros pasos. Todavía no sabemos cómo vamos a enseñarles a decir "montaña", "fotosíntesis", "occipital" y frases complejas como Ñandú roñoso o Un olor incierto nos acecha, pero ya llegaremos. Uno no debe apresurarse."

Quiero señalar que el "timing", la precisión, el saber distinguir el momento exacto en que hay que retirar el objeto de la mesa, es un factor muy importante y delicado, que requiere un alto grado de profesionalismo y sensibilidad, y que demuestra la fina capacitación del equipo del Dr. Washington Gómez. Algunos retrógrados han sugerido la posibilidad de utilizar el castigo físico con los Swalahis. 

Semejante retroceso filosófico debe ser mantenido a raya, antes que nos sumerjamos de nuevo en la noche medieval ("the dark medieval knight", como dice Shakespeare). La tortura psicológica es mucho más moderna y ofrece amplias posibilidades de desarrollo al científico imaginativo. (Nota del Traductor—Ver la delicada mezcla de justeza poética y erudición profunda que demuestra el Dr. Branson en el párrafo que antecede. La cita de Guillermo Shaspeare es suficiente para demoler el mito que hace aparecer al científico como un hombre frío y calculador y malo.)

**

(No se pierdan el final de este artículo la próxima semana. O la otra. Cuando llegue la traducción. Es fascinante, estremecedor…)

21 marzo, 2008

17. ¿CUANTO SABE USTED DE ANTROPOLOGIA?

Este es un artículo que encontré mientras navegaba, qué digo, naufragaba en el website de Columbia University. Es interesante porque habla sobre el estado actual de la antropología norteamericana y los estudios a los que se aplica. Estuve intentando volver a encontrarlo y me fue imposible. Supongo que lo sacaron del "online". Según el Pulpo, nunca existió, lo cual me hace sospechar que él sabe exactamente dónde fue a parar. Por suerte lo había copiado.

Lo doy en tres partes para que no se haga tan largo. No tiene desperdicio.

**

Unas palabras acerca del avance de las ciencias antropológicas, por el Dr. Julian Branson Jr. (Traducido al castellano por Adelfasio Wagner von Bonn).

[Nota: quienes quieran más información acerca del Dr. Julian Branson Jr. pueden revisitar el capítulo 10 de este mismo Blog].

Estas palabras introductorias fueron leídas ayer por el Dr. Branson, en una reunión celebrada en homenaje al Doctor Enzo Taddeus, Antropólogo y Humanista, reunión a la que nadie asistió, ni siquiera el homenajeado. En realidad la celebración fue postergada hasta el siguiente viernes (fecha en la cual Taddeus dará a conocer los resultados de sus últimas investigaciones), pero el Dr. Branson, según manifestó, "decidió" equivocarse a propósito para demostrar la tesis desarrollada en su nuevo libro "Mistaken Mistakes. How to err properly" (“Equivocaciones quivocadas. Cómo errar apropiadamente”, Miskatonic Press, 2008) según la cual, si el tiempo y el espacio son relativos, entonces las celebraciones también. "Además, yo festejo cuando me da la gana", agregó.

El Dr. Branson cenó carré de cerdo con papas y tres copas de vino tinto. Solo.

**

Universidad de Columbia, Nueva York, por el Dr. Julian Branson Jr.

A lo largo de toda la mañana, de toda la tarde y de todo el día, se me ha perseguido fastidiosamente para que escriba unas palabras conmemorativas para la ocasión, a lo cual accedo y procedo con enorme placer. Me ha sido comunicado que el señor Enzo Taddeus finalmente ha concluido con honores la serie de observaciones y experimentos a los que le ha dedicado buena parte de los últimos, extensos, trabajosos, arduos y productivos días de esta semana. Lo primero, en todo caso, es felicitar al Dr. Taddeis y decirle que, sean cuales sean sus observaciones, espero que le aprovechen. Pero, fiel a mis principios éticos, morales y gnoseológicos, no puedo desperdiciar la ocasión de este festejo para, a la vez —y siempre con mi copa alzada en la mano—, intentar corregir un puñado de nociones insidiosas que han rondado los claustros estos últimos años.

"Veritas veritatis", como tengo grabado en el forro interno de mi pantalón. Y digo ésto, y lo reafirmo, acompañándolo con la siguiente verdad, que la Academia suele olvidar: No hace falta tener un título para estudiar al hombre. A lo largo de mi carrera yo he estudiado muchos hombres (y, en los buenos tiempos, incluso algunas mujeres) y ninguno me pidió mis credenciales. Es cierto que los tiempos han cambiado, y que ahora los títulos no son tan fáciles de comprar como antes, pero no olvidemos que adentro, muy adentro y al fondo, de cada científico, hay un hombre que palpita, un hombre que indaga, un hombe que lucha por llegar al corazón de la materia. No hay que olvidar, entonces, que Enzo Taddevich no es un doctor en cualquier cosa, sino en aquello de lo cual la humanidad saca su máximo beneficio. El Dr. Taddellio es, ante todo, un antropófago.

Hay varios trabajos a los que Taddelli debe su fama.

El primero es su deconstrucción del estudio titulado "La Violencia en el Fútbol Argentino", de Godda M. Harriedson, una fulminante pero valerosa respuesta que le valió a este último su expulsión de la cátedra de “Estudio de las Masas” de la Universidad de Harvard. Desde el primer párrafo, el Dr. Tadelus demuestra la precisión de su pensamiento, su constante cuestionamiento del mundo: “Digo yo: ¿Qué violencia?¿Qué fútbol?¿Dónde? Harriedson asume demasiadas cosas y nunca se toma el trabajo de explicarnos qué cosa es un "argentino", algo que sólo puede existir en la bochornosa imaginación de un autodidacta.”

Su segunda publicación vino a traer solaz y respuesta a uno de los temas más apremiantes de la ecología actual. El libro se titula "El Problema del Agua en el Mundo". Con su lógica irresistible y cristalina, casi sin esfuerzo evidente, Taddeki da en el blanco: El verdadero problema son los tiburones.

Es posible que los temas del agua y de la violencia, por ser tan raros, hayan cautivado la atención del público lector. Pero aquél que no se detiene en la superficie de las cosas, aquél que no compra libros porque la contraportada muestre la foto de un escritor hermoso, sabe reconocer en los detalles la punta del iceberg de una personalidad avasallante. Y ese es el caso con el Dr. Taddeus. Yo sostengo, yo afirmo, yo impongo, la necesidad de leer todo el corpus de la obra Taddeiana para tener una visión total del hombre y sus verdades. Querría repasar brevemente el resto de los trabajos de Taddegni y evitar así la injusticia de que queden "per omnia saecula pedorrarum" (Nota del Traductor: En lengua vulgar, "perdidos por un montón de tiempo").


(continuará…)

19 marzo, 2008

AVISO: EL PULPO VIAJA A MADRID

EL Pulpo dice que el mes que viene estará transmitiendo desde Madrid, capital del imperio hispánico. Yo no le creo. Más bien soy de la opinión de que va a estar encerrado en su cuarto de máquinas, acelerado sobre el teclado, mintiendo (que es lo que mejor sabe hacer) e intentando inventar un Madrid creíble y concreto, a pesar de que nunca habrá de pisar una sola baldosa europea. Quizá me equivoco. Veremos.

18 marzo, 2008

16. EN DONDE ME ENTERO DE POR QUÉ ESCRIBO ESTE BLOG

“Mac”, me llamó el Pulpo… Ustedes lo vieron. ¡No miento! ¡Está en la entrada anterior! Mac no es mi nombre, por cierto, pero ¿por qué me suena familiar? Alguna vez fui llamado de esa manera… Reviso mis apuntes… En la entrada número" 4: Una Visita Inesperada" (que todos haríamos bien en releer), fui llamado así por ciertos individuos que a veces, todavía hoy, trepan a mis sueños y los inmovilizan.
—Creo que tengo la respuesta a todos tus interrogantes —interrumpe el Pulpo.
—Que en este caso vendría a siginificar qué cosa…
—Que te obligan a escribir este blog a causa de una confusión. Te confundieron con otro. Creen que sos Dan Mac Marton, el famoso autor de “El Código Stravinsky”. De ahí el nombre “Mac”.
—Imposible.
—Elemental, mi querido... Es la verdad. Creen que la gente va a leer este blog porque está escrito por Mac Marton. Miles de lectores se vuelcan a estas páginas cada día. Y cuando lleguemos al millón… algo terrible va a ocurrir. Así funciona el terrorismo. ¿No es maravilloso?
—¿Y cómo puedo convencerlos de que están en un error, de que soy el que soy?
El Pulpo vaciló, y al final dijo:
—Siendo otro.

13 marzo, 2008

15. PEQUEÑO DIALOGO NOTURNO

Naturalmente el Pulpo censuró mi entrada anterior, en donde cuento cómo roba, abre y contesta correspondencia ajena. Sostiene que es una invasión de su privacidad.
Ustedes dirán: se supone que éste es mi blog y que puedo escribir lo que quiero. Sin embargo no soy tan libre como parece. Realmente no sé para qué estoy acá.
—¿Pero no es ese el sentimiento que nos da la vida… la vida misma…? —dice el Pulpo mientras intenta despegarse una inmundicia de abajo de la uña—. Para qué estamos, ¿no? Haceme un café si eso te hace sentir mejor. (Todos sabemos que el Pulpo no toma café, sólo mate. Pide para encimarme, acorralarme, mantenerme bajo su yugo).
—No — me defiendo—. Quise decir: para qué sigo acá con vos. El blog ni siquiera tiene mi nombre. Tiene el tuyo. Me voy.
— Es que “Pulpo” es fácil de recordar —se apresura—. Es un camino al éxito.
—¿Pero por qué con doble ‘p’, entonces?¿Por qué pulppo.blogspot.com?
—Para que no sea tan fácil de recordar. El éxito total es un fracaso. Si todo el mundo te acepta, algo anda mal. Molestar es necesario, vivir no tanto. Sólo cuando sabemos que a alguien no le gusta lo que hacemos podemos empezar a estar seguros de nuestra victoria… Que las victorias sean pasajeras es otro tema… No me gusta esta última oración. Queda mejor terminar con “…seguros de nuestra victoria”. Borrá el resto.
—Pensé que estábamos dialogando, nada más.
—No, estamos creando la ilusión de un diálogo, que es distinto. Borrá.
—No.
—Borralo, te digo.
—Nop.
—Escuchame una cosa. No te estoy dando una alternativa. Deleteameló right now.
—Pulpo, sos insufrible.
—No. Soy irrebatible.
—Deberías ser aniquilado.
—Sería endiosado.
—¿Sabés qué voy a hacer? Voy a dejar de escribir en este instante. Vas a dejar de existir.
—Mac, lo tuyo es patetíc. Yo no puedo dejar de exis

23 febrero, 2008

14. DOS MANERAS DE VIAJAR

El Pulpo tiene el vicio de abrirle el correo a los vecinos. Y no sólo lee; también responde, como en el caso de esta interceptada postal de Argentina, a la cual adjunto su increíble respuesta.


**
San Juan, República Argentina

Querida familia lejana:

El 19 salimos de Mendoza hacia San Juan, donde nos perdimos la conexión. Tuvimos que esperar hasta las 7:45 pm para el siguiente micro. Hicimos tiempo y conocimos un poco San Juan capital, plazas que pisé hace dieciséis años, la casa de Sarmiento, un restaurant, una oficina de turismo y un cybercafé. A la noche fuimos por Vallecito hacia San Agustín del Valle Fértil. Como es costumbre, en los viajes de ida, no duermo. No me canso de mirar el paisaje, por más igual que sea. Sierras combinadas de miles de formas, pintando agujeros y curvas. Después, desierto. Las cuatro horas que duró el viaje nos dio un descanso para respirar. Pero respirar en serio, cielo y aire.

Al día siguiente hizo 42 grados y sensación térmica de 45. Ni una nube. A 80 km del Valle Fértil está el parque Ischigualasto. Tiene 63.000 hectáreas. El Valle de la Luna es una gran depresión (en el sentido de agujero) donde afloran sedimentos que pertenecen al Triásico (Era Mesozoica). El recorrido para los turistas es de 42 km con una duración de 3 hs, en las que se ven distintas formaciones rocosas como el Gusano, el Submarino, el Hongo y Cancha de Bochas. Son formas de erosión trabajadas por el viento sobre rocas sedimentarias, a través de millones de años, que el clima y el paisaje fueron mutando. Entre las capas arcillosas que las componen se pueden visualizar restos fosilizados de la flora y fauna que crecieron en esa zona.

En Talampaya, sobre los enormes paredones rojizos y las rocas hay dibujitos de gente que habitó la zona hace 1000 años. Desde una pared del cañón hacia la otra, gritamos y el eco tardó 3 segundos en responder, repitiéndose 4 veces.
Tomando el camino de vuelta, paramos en un museo minúsculo, creado por unos hermanos que sabían muchísimo. Estaban todos los "bichitos" que pueblan el Valle Fértil, desde hermosas mariposas, pasando por avispas enormes, juanitas, langostas, arañas pollito gigantes, hasta 5 tipos de viudas negras. También había muchas flores y, como el nombre del museo, los distintos tipos de piedras del mundo. Quedamos todos estupefactos y un poco horrorizados después de entrar en el taller. Ahí sostuvimos un frasco con una viuda negra. Son negras y rojas. Ésta tenía una flecha roja que apuntaba hacia arriba, hacia los ojos de quien la miraba.

Me levanté 9:45 y fui al Dique de S.A., paranoica con los "bichitos". Me topé con una vivorita en el camino. El paisaje, lindo. Agüita y sierrotas atrás de color verde. Leí un poco al sol, a orillas del agua, y me volví, un poco melancólica. Armamos las mochilas, almorzamos y nos volvimos para San Juan, donde estoy ahora. A las 21:30 nos vamos para Mendoza, al hostel Sosahaus, en el que estábamos antes.

Espero que anden todos bien, escriban. Besos enormes,
Barbi.



* * * * * * * * * * * * * *


Nueva York, Estados Unidos

Me copa todo lo que contás del lugar ese a donde te fuiste. Parece súper cul. Pilas chiche bombón re-último modelo. Además tus descripciones son muy completas (tipo: hoy pisé un pedacito de caca de la era mezozoica y la floriculturación agrícola en el valle de la luna se decanta en la superestructuración de las capas volcánicas con detritus de hace veinte millones cuatrocientos doce mil trescientos veintiocho años y tres minutos, ahí justo donde en la foto se ve ese puestito de panchos). Gracia' por la sabiduría, gracia' por la luz.

Pero acá también la pasamos bárbaro. Mis días también son super excitantes. A las seis y media el vecino de abajo gritó con su timbre salvaje y desértico y natural. Me vino bien porque a las siete justo era mi horario para ir en una excursión increíble hacia el Valle del Tualé (que es gratis, no como las garcadas que les cobran a ustedes por subirse a una combi e ir a ver una piedra meada); de camino pude observar la flora y fauna que crece enardecida en el plato con restos de salsa que sigue sin ser lavado (y sin ser levantado de la mesa) después de dos días y que además es una reliquia artesanal que no se consigue en cualquier parte sino sólo en el supermercado de acá abajo, lleno de aborígenes rubios, gordos y de ojos azules. El vasito de plástico también tiene un moldeado muy hermoso. Adentro todavía queda un resto de una bebida oscura y dulzona que los habitantes locales llaman "cola" (nunca pregunté cuál es la relación) pero que nosotros sabemos que está hecha con coca. Por lo de la altura, viste.

A las 7:21 no quise volver a la cama a reponer fuerzas, sino más bien seguir adelante con las actividades planeadas para el día (no estaba como para perdérselo). A las 7.42 tomé un edificante desayuno hecho con especias locales que vienen en una lata y agua natural de un arroyo que justo pasa debajo de la pileta de la cocina, parece. Por eso elegimos este lugar. Desde las 7.59 hasta las 3.59 flasheamos con el paisaje sobrecogedor que se nos ofrecía a través de una ventana cuadriculada y con control remoto (eso allá ni lo ves). A las 4.16 devoramos unos macarrones con queso recién sacados de su caja. Vivificante. Ahí paramos un poco la máquina y descansamos un rato.

Algunos durmieron la siesta para reponer energía pero yo me levanté y me fuí al Lobby a ver qué pasaba. Nada. ¡Cuánta excitación! Tipo 4.47 empecé a rascarme el antebrazo (por deporte) pero como me gustó seguí con el resto de mis partes. Es mejor que los saunas y las piscinas termales, llenas de nenes mugrosos. A eso de las 5.02 debo haber llegado a mi huevo izquierdo (punto final del recorrido) donde raspé una impuricia de la era mezozoica que salvé en una cajita para posterior estudio.

Después se hizo de noche y entramos en esa zona medio psicológica en la que el alma parece flotar junto con la luna y las lamparitas eléctricas. Ahí sentí que la vida vale la pena y que estar vivo está bueno y un montón de cosas que son indescriptibles así, con palabras. A eso de las 11.38 (pm) un gas se movió dentro de mi cordillera intestinal y se perdió en la noche. Inesperado. No hubo tiempo de fotografías.

Espero que no estés celosa de que mis días sean más interesantes que los tuyos. Envidiame un poquito si querés, pero aprovechá tus días lo mejor que puedas, total igual se van a ir y es mejor un buen recuerdo que uno malo. Además sos más linda que yo, tenés eso a tu favor. Lo digo porque sé que los hombres te dicen cosas en la calle. A mí sólo alguno que otro.

Besos en el codo.

04 enero, 2008

13. EL METODO PICASSO

PICASSO: Hoy a la mañana dibujé una paloma, se la dí al pibe del almacén y me compré un desayuno. Al mediodía dibujé un toro y me comí unos chorizos. Dormí toda la tarde. Necesité dos Apolos y tres cafés para despabilarme. Neptuno en carroza me obtuvo un pescado decente para la cena. El vino lo pagó Afrodita en pelotas.

VOZ: ¿Y no tenés miedo de quedarte sin ideas?

PICASSO: No, mientras tenga hambre...